El mundo bajo el mar

El verano pasado fui a uno de los hoteles en Cancún donde esta incluido todo, inclusive paseos en barco y tours de buceo, una fabulosa experiencia de las que les platicaré un poco.

El buceo es una expedición a otro universo, donde todas las leyes son diferentes a las que tenemos en tierra firme; de hecho, se dice que se sabe más de la propia luna que del fondo del océano.

julioverne

Mi pasión por el mundo submarino comenzó desde hace ya un par de años, al leer una novela de Jules Verne titulada 20,000 Leguas de Viaje Submarino.

La novela trata de un hombre que decide dar la espalda a la humanidad e ir a vivir al fondo de los mares en un gran submarino construido por el mismo, llamado “Nautilus”.

Durante la novela Jules Verne nos lleva a un viaje al fondo del océano, donde el nunca fue; sin embargo, lo describe a la perfección.

Al finalizar de leer esta estupenda novela, me interesé intensamente por la vida marina y decidí aprender a bucear.

Comencé mi entrenamiento en una alberca aquí en la ciudad de México, donde aprendí lo básico, como las partes del equipo de buceo, ascender y descender, así como el uso correcto de las aletas.

Subsecuentemente fui a una  escuela de buceo en Acapulco, donde obtuve mi licencia para dicha práctica.

Fue ahí en Acapulco donde por primera vez vi el mar como lo ven los peces, pulpos y tiburones.

En Acapulco, la flora y fauna marina son abundantes; sin embargo, las especies en las aguas del Pacífico me parecieron un tanto tímidas y las aguas son muy obscuras, algo que, como principiante, me llegó a poner bastante nervioso, ya que siempre estaba el temor de ver una gigantesca bestia salir de las fauces de la obscuridad para llevarme con ella al fondo del mar.

Algo que me decepcionó mucho de las aguas acapulqueñas fue el hecho de que había muchos esqueletos de basura, recordando a las creaturas de tritón qué tan despiadado puede llegar a ser el ser humano.

Dos años más tarde, al ya haber ido varias veces a Acapulco a bucear, decidí ir a descubrir los mares de Cancún.

La verdad es que no sabia qué esperar; sin embargo, algo en mi ser me decía que tenía que ir a esas aguas.

Desde que me hospedé en el hotel sentí que estaba en un verdadero paraíso, ya que los hoteles en Cancún verdaderamente lo ofrecen todo.

Sin embargo no pude aprovechar muchos de los beneficios del hotel, debido a que uno debe de tomar muchas precauciones antes de bucear al día siguiente.

Finalmente, a las 6:00 am del día siguiente, llegamos a un sitio en mar abierto donde ingresamos a las profundidades del caribe mexicano.

Las aguas aquí eran muy distintas a las aguas obscuras del Pacífico, aquí las aguas eran de una claridad difícil de expresar, donde desde el principio uno se encuentra con todo el reino submarino, sin  ningún tipo de restricción visual; un verdadero arcoíris de peces y plantas marinas bailaban con el suave vaivén de la corriente.

Aquí logre ver mi primer tiburón, quien llegó literalmente por nuestra retaguardia, nadando a veces muy lento y otras desaparecía como una flecha.

Ahí fue cuando verdaderamente me di cuenta qué tan pequeños y vulnerables somos los seres humanos.

buceo

Un paraíso gastronómico en México

Quizá nuestro título parezca un poco vago, porque de hecho, todo México es un paraíso para los amantes del buen comer. Desde los platillos que preparaban nuestros antepasados, con los frutos y recursos que les brindaba la tierra, pasando por las influencias europeas que nos dejó la etapa colonial, hasta las nuevas propuestas de la cocina fusión, que convierten los sabores tradicionales en nuevas experiencias.

Pero si se quiere profundizar en lo que cada región ofrece al paladar, hay que ir paso a paso. Por eso en esta ocasión les proponemos un viaje al norte, para probar algunos de los sabores más interesantes de nuestro país.

Baja California es un territorio en el que contrastan dos inmensidades, la del mar y la del desierto. En medio se encuentra la sierra y los valles que se forman constituyen un terreno fértil, ideal para el cultivo de la vid. Baja California es, por tanto, una de las regiones vitivinícolas más importantes de México y la degustación del vino es el primer atractivo gastronómico a disfrutar.

El Valle de Guadalupe es el área más importante, en lo que a la producción de vino se refiere. Ahí se encuentran destacadas bodegas, como Las Nubes, Hacienda La Lomita, Monte Xanic, Adobe de Guadalupe o Quinta Monasterio. En cada viñedo se organizan recorridos para que los visitantes conozcan los campos de cultivo y se dejen conquistar por sus dulces aromas. Los enólogos, especialistas en la producción del vino, siempre están encantados de compartir sus conocimientos a lo largo del tour y al final del mismo, la mayoría de las casas ofrecen catas y maridajes. La degustación puede tener un costo en algunos casos, pero estamos seguros de que no te iras sin probar al menos un buen vino.

gastronomia-bc

El mar es otra de las fuentes que nutren la gastronomía californiana. Si te gusta la buena comida, seguro te suena el nombre de Puerto Nuevo. En efecto, es el lugar donde se originó la famosa y exquisita receta de langosta frita, servida con arroz, frijoles, una salsa especial y tortillas de harina de trigo hechas a mano, típicas del norte del país. Cerca de Puerto Nuevo, en Rosarito, aguarda otra delicia; los guisos con carne de codorniz o venado. Éstas se producen en criaderos de la región, especialmente para el consumo; así se evita la caza furtiva de las especies en su hábitat natural.

La ciudad de Ensenada es otro destino imperdible para deleitarse con la cocina de Baja California. En este lugar surgió una de las variantes más innovadoras de la misma, la llamada concina Baja Med. Es una fusión de ingredientes de las cocinas mexicana, oriental y mediterránea, que da como resultado exclusivos deleites, como las tostaditas de minilla de atún, el tiradito de lengua de res o el ceviche, del cual se preparan alrededor de quince variantes.

¿Se te abrió el apetito? Pues Baja California te espera con todas sus delicias, para satisfacer cualquier antojo. Súbete a los vuelos Interjet y disfruta este paraíso gastronómico en el norte del país.

La musica y cultura

La música es una característica que siempre existirá en las culturas, desde los inicios se buscan formas de hacer música, no existen culturas que no tengan música dentro de su historia. Nuestro cerebro trabaja mejor con música, con sonidos que le ayudan a asociar ideas y los sonidos individuales no representan nada; pero si relacionamos varios hemos creado música.

musica

La música es exclusiva de los humanos, algunos dicen que las aves cantan y así es; sin embargo lo utilizan para delimitar su territorio y defenderlo de invasores. Ademas si comparamos los cerebros de humanos, aves y chimpancés como familiares mas cercanos a nosotros; nos damos cuenta que ellos no cuentan con ninguna función musical.

La música rompe barreras culturales y nos permite comunicarnos de una forma peculiar con nuestros semejantes y es por eso que existe todo tipo de música, pensada para bodas, entierros, fiestas etc. Otorga identidad a muchas naciones.

culturas

Se ha comprobado que la música estimula la sección del cerebro que da placer y se ha demostrado a base de experimentos que personas con lesiones cerebrales y problemas con el lenguaje es mas fácil que puedan expresar palabras cantando que de forma natural.

Valoremos la música como forma de cultura.